La economía compartida es uno de los resultados más relevantes del desarrollo de la tecnología y de Internet en los últimos años, aunque ya se hablaba de sharing economy a principios del presente milenio. Y si las monedas virtuales están llamando la atención de un creciente número de inversores, la economía colaborativa está fortaleciéndose mediante la llegada y desarrollo de nuevos modelos de negocio y empresas que colocan a muchas corporaciones convencionales en la encrucijada de decidir entre seguir funcionando con sus esquemas o adaptarse de algún modo a este fenómeno. Sigue leyendo para conocer mucho más.

Economía colaborativa, un nuevo paradigma

El caso es que este concepto de economía con base en el intercambio o alquiler de bienes y servicios mediante plataformas digitales ha crecido muchísimo durante los últimos años. Las redes sociales, páginas web y apps móviles han sido los canales mediante los que se ha promovido más este modelo de economía. Esto demuestra de manera contundente la capacidad de las tecnologías digitales para organizar a los consumidores, aprovechar eficientemente los recursos y generar ahorros significativos.

Las plataformas online facilitan el contacto entre personas que ofrecen productos -nuevos y usados- o servicios muy diversos; además, les ponen en contacto con usuarios que los necesitan, lo que ha permitido la aparición de redes de proveedores y usuarios con intereses en común. También ha hecho posible el desarrollo de muchas facetas dentro de esta economía alternativa, como el alquiler temporal de viviendas, habitaciones, vehículos, prendas de vestir, así como los traslados compartidos, entre otros.

Esto cambia varios paradigmas del intercambio comercial tradicional. En muchos de los modelos de éxito se paga por obtener el beneficio de un producto y no por el producto en sí. Se vende el uso, no el objeto. La medición de unidades vendidas es sustituida por el de unidades utilizadas. Los bienes que ya no tienen uso para unos son distribuidos en un mercado en el que son necesarios para otros. Y esto permite ahorrar los recursos que se invierten en elaborar productos nuevos. En este ámbito también hay espacio hasta para compartir el talento y las habilidades con mecanismos como el coworking y el crowdsourcing.

Los ejemplos son innumerables: desde negocios como AirBnB o Homeaway dedicadas al alquiler de alojamientos; Blablacar y Uber especializados en traslados compartidos e individuales; hasta plataformas para la financiación alternativa de proyectos o crowdfunding como Verkami y GoFundMe.

Oportunidades compartidas

La economía colaborativa puede considerarse una opción de consumo responsable que promueve el uso racional de los recursos. También intenta auspiciar un cambio significativo en la vida de todos los seres humanos; además de crear conciencia sobre la necesidad de cuidar el medio ambiente. Lo paradójico es que pese a su carácter alternativo esta economía está generando operaciones por miles de millones de euros anuales. Por su parte, los especialistas pronostican altos porcentajes de crecimiento de estas transacciones en los próximos años.

Lo anterior ha llamado la atención de algunas empresas convencionales que decidieron tomar parte del concepto, como es el caso de Ikea. Esta empresa permite a sus clientes vender los muebles usados de la marca en sus locales y compartir las ganancias.

Más allá de los reajustes que pueda causar la economía compartida en las empresas tradicionales, la viabilidad que ponen en práctica estos nuevos modelos puede ser complicada, manteniendo su carácter alternativo bajo una gestión adecuada. En este sentido, Quirky es un ejemplo perfecto. Se trata de una plataforma global de inventores que diseña y fabrica productos de acuerdo a los parámetros de la economía colaborativa

Quirky desarrolla los inventos publicados en su web por los propios consumidores. Aplicando el crowdsourcing, la organización convierte estas ideas en productos reales y los elabora de acuerdo a la demanda existente, aplicando un criterio similar al lean management. Esto es, producir exactamente lo que requiere el cliente, en la cantidad específica y sin generar desperdicios.

Debe considerarse también que la economía compartida constituye en sí misma un estímulo para el emprendimiento y la competitividad; premisas como la producción sostenible y el ahorro de recursos activan la creatividad necesaria para desarrollar productos y servicios de calidad. Y, además, con valores añadidos relacionados con la preservación del medioambiente y precios asequibles.

Un reto legal

La protesta de sectores afectados por la irrupción de estos nuevos modelos, por ejemplo los taxis, ha demostrado que los gobiernos siguen en deuda con la propuesta y aprobación de legislaciones claras y bien documentadas para regular los servicios y transacciones que se realizan mediante la economía compartida

Este vacío legal, lejos de proteger a los actores de la economía convencional, ocasiona protestas, huelgas… Y, además, deja en evidencia la gestión de los gobiernos frente a la imparable transformación que la tecnología seguirá impulsando en todos los aspectos de la vida cotidiana.

En este sentido, el reto de las personas que impulsan la sharing economy -usuarios y empresarios- es lograr el establecimiento de leyes objetivas y equilibradas que estimulen una competencia en igualdad de condiciones con las organizaciones tradicionales. Y, al mismo tiempo, que permitan obtener la confianza necesaria para la consolidación de estos nuevos modelos.

Perspectivas de la economía colaborativa

Como se comentó antes, algunas empresas convencionales han tenido la iniciativa de incorporar elementos de la economía compartida para adaptar sus modelos de negocio a las expectativas de los consumidores o para crear nuevos formatos de intercambio. 

Si esto se convierte en una tendencia, se pueden pronosticar dos escenarios posibles. Por un lado, la alineación del modo de producción tradicional con el propuesto por la economía colaborativa para evitar la pérdida de fidelidad de sus clientes y ser desplazados por proyectos disruptivos. Y, por otro lado, que ambos modelos se fusionen completamente.

En cualquiera de los dos casos es indispensable establecer espacios dinámicos para la co-creación y la co-innovación, en los que se intercambien ideas con total apertura y receptividad a los cambios.

Visita nuestro blog y descubre mucho más

Si te ha resultado interesante conocer más de cerca en qué consiste la economía colaborativa, te invitamos a leer nuestro blog de Red New. En él encontrarás muchos más artículos sobre estos temas y otros más que te podrán ser realmente útiles.