La RSC para Pymes está recibiendo un notable impulso mediante las iniciativas que lleva adelante la Cámara de Comercio de España (CCE). Este organismo se encarga de evaluar constantemente el impacto ambiental así como la inversión social de los actores de la actividad productiva en el país. En este sentido, hacen especial énfasis en las pequeñas y medianas empresas, ya que éstas constituyen el 99% del tejido empresarial español.

El apoyo a las empresas miembros es el propósito central de la Cámara de Comercio de España. Por eso, asume este compromiso de ayudar a las empresas a lograr el objetivo de crecer de manera sostenible y desarrollar diversas prácticas de responsabilidad social. En función de ello, los programas de la CCE están alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. Aparte de ello, se enfocan en la suma de nuevos valores que favorezcan por igual a la economía y a la sociedad.

RSC para Pymes y el cálculo de la huella de carbono

El más reciente aporte de la CCE a la RSC para Pymes se materializó en febrero de 2021. Este plan consiste en la firma de un acuerdo de colaboración con la aseguradora MAPFRE para suministrar asesoramiento, capacitación y apoyo tecnológico a las Pymes en materia de sostenibilidad. Por ende, el objetivo de estas acciones es lograr que el sector económico de las Pymes, mejore su competitividad sin comprometer al medioambiente.

En términos prácticos, mediante esta iniciativa, las Pymes tendrán a su disposición una herramienta informática para calcular su huella de carbono y evaluar su eficiencia energética. Con este mismo programa, podrán determinar sus niveles de desarrollo sostenible y de implantación de la economía circular en las compañías.

En consecuencia, los resultados de estas pruebas facilitarán la planificación y puesta en práctica de estrategias para reducir emisiones y demostrar su compromiso con el medio ambiente y la sociedad. Todo ello, generando valor económico de forma continua.

Un valioso aporte a la RSC para Pymes

Durante el proceso, las Pymes contarán con el asesoramiento de técnicos expertos adscritos a las Cámaras de Comercio Territoriales. De esta forma, los responsables de las pequeñas y medianas empresas, recibirán instrucciones específicas en planes de reducción de la huella de carbono así como en el establecimiento de la economía circular. Estas medidas serán claves para la obtención del sello oficial del Ministerio de Transición Ecológica por parte de las Pymes. Dicha certificación otorga un atractivo conjunto de ventajas a las compañías que lo consiguen. Entre estos beneficios podemos destacar las reducciones fiscales, el incremento de las ventas y un mejor posicionamiento como marca socialmente responsable. Por si fuera poco, también aumenta las posibilidades de selección en licitaciones para contrataciones públicas. A los efectos, la iniciativa cuenta con la cofinanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

En conclusión, esta cooperación público-privada en la que participa la CCE proporciona elementos de valor añadido a las Pymes españolas. Este valor se consigue mediante servicios innovadores alineados a los planes de sostenibilidad que deben tener las Pymes. Por otro lado, el acuerdo descrito contribuye al alcance de un futuro más sostenible para la sociedad, asegurando una mayor calidad de vida, más rendimiento en el empleo de recursos y herramientas que mejoren su eficiencia y competitividad. La búsqueda de estos logros va muy en línea con los objetivos 12, 13 y 17 de los ODS de Naciones Unidas. Los mismos hacen referencia a la producción y consumo responsables, acciones por el clima y las alianzas para el logro de propósitos, respectivamente.

Apoyo a la RSC para Pymes imparable a pesar del coronavirus

Otra iniciativa afectada por la pandemia del Covid 19, fue la campaña de sensibilización sobre el valor estratégico de la sostenibilidad. Este plan dirigido a las Pymes fue asumido en conjunto por la CCE y la Red Española del Pacto Mundial de Naciones Unidas. En principio, el elemento central del programa era la realización de 22 jornadas en diferentes ciudades de España en marzo de 2020. Justo cuando comenzó el confinamiento por la emergencia sanitaria.

Sin embargo, la Red Española del Pacto Mundial impartió capacitación online a los técnicos de las Cámaras de Comercio Territoriales sobre sostenibilidad. De este modo, la campaña pudo seguir adelante, aunque sin los eventos presenciales. Al respecto, el presidente de la Red, Ángel Pes, señalaba la creciente involucración de las empresas en la Agenda 2030 de la ONU. Aun así, a su juicio, era preocupante que el 78% de las Pymes desconociera o apenas tuviera noción de los ODS del organismo multinacional. Por tanto, siendo las Pymes organismos fundamentales para cumplir dichos objetivos, es necesario incrementar la velocidad en responsabilidad social.

El ejemplo de Cantabria en RSC

Desde 2015, la Cámara de Comercio de Cantabria apoya a las empresas de la comunidad autónoma en la implementación de políticas de RSC para Pymes. Esta corporación lo hace de forma gratuita, en cooperación con la Consejería de Economía, Hacienda y Empleo (Dirección General de Trabajo). El programa incluye asesoría y capacitación en dos niveles; iniciación y nivel experto. Como complemento a la formación, se ofrecen varios talleres sobre distintos temas de responsabilidad social y eventos de networking, así como la publicación anual de un catálogo de iniciativas responsables.

De acuerdo con los directivos de la CC Territorial de Cantabria, las acciones del programa apuntan a promover las buenas prácticas empresariales, pero yendo más allá de lo establecido en la normativa legal o en los compromisos contractuales. Hasta 2019 ya 140 empresas de diversos sectores ya habían participado en el programa. Además, la filial cántabra del gremio empresarial proporciona asesoría gratuita respecto a la economía circular y huella de carbono. También posibilita un primer acercamiento laboral a jóvenes de 15 años mediante una práctica de quince días en alguna empresa. La idea de esta iniciativa es orientar a los jóvenes y ayudarles a seleccionar sus carreras profesionales.

El Programa Integral de Cualificación y Empleo (PICE)

Sin duda, uno de las actividades más interesantes de la Cámara de Comercio de España es el Programa Integral de Cualificación y Empleo (PICE). Esta política de formación que lleva a cabo la red de cámaras territoriales, está dirigida a jóvenes entre 16 y 29 años sin estudios ni empleo fijo, con el objetivo de brindarles capacitación y potenciar su empleabilidad. El programa, empezó a impartirse en 2015 y está cofinanciado por el Fondo Social Europeo y forma parte del Sistema Nacional de Garantía Juvenil. Tiene dos modalidades; formación y movilidad

Además, las compañías que contraten a cualquier participante reciben una ayuda de 4.950 euros. Con la condición de que el contrato tenga como mínimo seis meses de duración. El plan de movilidad apunta al apoyo de una experiencia de trabajo en la Unión Europea. Las personas seleccionadas reciben ayuda económica y formación por parte de la CCE. De esta forma, se ajusta a los ODS 4 y 8 de la Agenda 2030 de la ONU. Estos puntos están enfocados en la educación de calidad y trabajo decente y crecimiento económico, respectivamente.

RSC para Pymes, una forma de diferenciarse

La RSC para Pyms está cobrando cada vez más importancia en el ámbito empresarial, y las pequeñas y medianas empresas deben aprovechar y beneficiarse de ayudas como las que ofrece la Cámara de Comercio. Con este apoyo podrán impulsar su responsabilidad social corporativa, reducir la huella de carbono que emiten al medio ambiente y optimizar su consumo energético, entre otras.

Con estas mejoras, unido a la constante innovación por parte de las Pymes, como lo son la transformación digital y los avances en conectividad, las pequeñas y medianas empresas podrán diferenciarse de la competencia y competir con las grandes empresas del sector.

Abrir chat