Cuando un trabajador está satisfecho con su puesto de trabajo es más productivo y mucho más eficiente. Debido a la relación directa entre motivación laboral y desempeño, la felicidad de las plantillas se ha convertido en uno de los aspectos estratégicos del sector empresarial.

La motivación laboral permite a empresas y organizaciones mantener el estímulo positivo de sus empleados sobre las actividades que realizan. El éxito llega cuando logran que sus empleados sientan que los objetivos de la compañía se alinean con sus propios objetivos personales, capaces de satisfacer sus necesidades y llenar sus expectativas, haciéndoles partícipes de los resultados obtenidos. Uno de los beneficios más importantes de la motivación laboral es el compromiso. Tener empleados motivados se traducirá en empleados comprometidos y con ganas de aportar valor a su actividad y a la compañía.

¿Cómo impulsar la motivación laboral?

Para motivar a los empleados es necesario alinear las necesidades y deseos individuales de cada uno de los miembros del equipo con la misión de la empresa. Esta motivación puede ser impulsada por los siguientes elementos:

  • Establecer un propósito para el equipo de trabajo. Los objetivos planteados deben tener un enfoque que se convierta en un reto y estimular a los miembros del equipo.
  • Diseñar equipos equilibrados. No solo por sus conocimientos técnicos sino por sus personalidades. Sin duda, las relaciones interpersonales entre los integrantes serán necesarias para mantener un clima laboral armónico.
  • Retar a los miembros del equipo. Las personas por su naturaleza han desarrollado un mecanismo de supervivencia conocido como “síndrome de lucha o huida”. Por tanto, cuando se presente una situación “de riesgo” se puede huir del peligro o abordar el problema. Es por ello que se debe presentar retos estimulantes a los equipos de trabajo.
  • Los miembros deben tener responsabilidad. La directiva debe definir lo que cada miembro del equipo puede hacer y cómo hacerlo, pero siempre teniendo presente cierta autonomía. La responsabilidad tiene implícito el poder tomar decisiones y hacer los cambios necesarios de forma proactiva.
  • Poseer un alto sentido de compañerismo. Los equipos de trabajo más eficaces tienen un sentido sostenido, adecuado y funcional de la labor que realizan, pero teniendo muy presente la importancia de las relaciones interpersonales para conseguir la estima, respecto y confianza mutua por parte del resto de integrantes.
  • Generar crecimiento tanto personal como de equipo cuando las personas son conscientes de que están avanzando, aprendiendo nuevas técnicas y habilidades que desarrollan sus mentes. Por este motivo los integrantes del equipo y sus responsables deben buscar constantemente oportunidades que ayuden a agregar conocimiento.
  • Utilizar un liderazgo orientador-facilitador. Un buen líder actúa como potenciador de la motivación y posee la habilidad de ayudar a sacar lo mejor de cada uno para contribuir al objetivo del equipo.

Técnicas para aumentar la motivación de los equipos de trabajo

Una de las mayores preocupaciones de las empresas actualmente es el lograr un buen clima laboral, manteniendo a los miembros de los equipos motivados. Para lograrlo se pueden utilizar las siguientes fórmulas:

  • Definir objetivos y metas claras. Es necesario establecer objetivos empresariales claros para que las personas conozcan a dónde hay que llegar y definir mecanismos adecuados para poder saber si han alcanzado dichas metas.
  • Presentar incentivos y premiar los logros. Si los objetivos fueron alcanzados por los grupos de trabajo es necesario realizar un reconocimiento a sus miembros a través de incentivos y premios.
  • Capacitación para los trabajadores. Se deben formar constantemente a los empleados de los diferentes niveles de la empresa que les permita desarrollarse de manera profesional y poder contribuir al propósito del equipo de trabajo.
  • Salario adecuado. Dentro de los parámetros adecuados por parte de la empresa, es necesario que los empleados reciban un salario acorde a su puesto de trabajo, experiencia y responsabilidad.
  • Trabajo acorde a su perfil. Los trabajadores deben integrarse en los equipos que más se adecuen a sus habilidades. De esta manera, se sentirán a gusto e integrados.
  • Integración y participación. El sentirse parte de un grupo o una organización es fundamental; por ello, se debe impulsar la integración de los miembros en los equipos de trabajo de la organización.
  • Minimizar el estrés. A pesar que hay personas que funcionan mejor bajo presión, por lo general los empleados son más eficientes, creativos e innovadores cuando no están presionado por sus responsables o tienen cargas de trabajo excesivas.
  • Facilitar la conciliación familiar para el éxito profesional. Los responsables de la compañía debe estar al tanto de las necesidades personales de los miembros del equipo, estudiar estrategias de conciliación como horarios flexibles, la posibilidad de trabajar desde casa y otras ventajas para motivarles adecuadamente.

Conoce más consejos para mejorar el clima laboral

Los proyectos que se abordan en las organizaciones obtienen mejores resultados cuando los equipos de trabajo están motivados y hay una buena cohesión entre todas las personas involucradas. Un objetivo clave para cualquier compañía actualmente es, por tanto, conseguir un ambiente de trabajo propicio para favorecer la motivación de sus empleados.

Ahora que ya conoces la importancia de la motivación laboral, así como algunos consejos para conseguirla, te animamos a que visites nuestra web. En ella encontrarás muchas más ideas y recomendaciones para fomentar un buen clima laboral.

Abrir chat