La demanda de servicios digitales por parte de empresas españolas sigue una tendencia al alza en los últimos meses a raíz del covid. Sin duda, la incertidumbre sobre la nueva normalidad y la necesidad de asumir opciones de negocio totalmente online mueven a muchas organizaciones en esa dirección. En efecto, investigaciones recientes señalan un aumento en la cifra de ecommerce en casi un 42% y la de nuevas apps se acerca al 50%.

Por otro lado, los servicios orientados al SEO y las estrategias digitales se incrementaron en 37% y 30%, respectivamente. Estos porcentajes permiten inferir que las solicitudes de otros servicios en este ámbito como el marketing de contenidos, SEM y redes sociales, experimentarán alzas considerables.

Desarrollo web: el más esencial de los servicios digitales

En realidad, no resulta extraño que el desarrollo web sea uno de los servicios digitales más demandados. Al día de hoy una empresa que no cuente como mínimo con una página web se arriesga a pasar desapercibida para gran cantidad de público.

Esencialmente, el desarrollo web agrupa todas las acciones involucradas en la estructuración, programación y diseño de páginas web. Pero son tantos los avances en este campo que debemos incluir en la definición a la realización de aplicaciones web, aplicaciones móviles y blogs. Y por supuesto, debemos considerar las páginas de ecommerce.

En este sentido, las tendencias revelan la evolución de los niveles de exigencia y expectativas de los usuarios y el incremento de las conexiones móviles. Por tanto, los desarrolladores web deben enfocarse en criterios de experiencia del usuario (UX) para lograr sitios con apertura rápida en cualquier dispositivo, usables e intuitivos. Esto unido a un diseño atractivo garantizará un mayor tiempo de navegación por parte del internauta y aumentará las posibilidades de conversiones y ventas.

SEO: el posicionamiento orgánico imprescindible entre los servicios digitales

El Search Engine Optimization (SEO) engloba las estrategias para lograr el posicionamiento orgánico de las páginas web en los motores de búsqueda. Estos servicios digitales requieren de conocimientos específicos, análisis minucioso y mucho tiempo. En consecuencia, la mayoría de compañías prefiere contratar agencias de marketing o proveedores especializados en SEO. Un buen equipo de especialistas en este área deberá poder aplicar múltiples criterios:

  • Palabras claves adecuadas, longitud de títulos y textos en contenidos, metadescripción, legibilidad y enlaces internos.
  • Optimización de imágenes.
  • Criterios de UX: velocidad de carga, diseño responsive y atractivo, interfaz intuitiva, usabilidad, omnicanalidad, etc.
  • SEO técnico u optimización de la estructura interna (código, arquitectura, seguridad, etc.)

Por otro lado, el SEO off page considera aspectos fuera de nuestras páginas y que requieren de la participación de terceros. Aquí encontramos acciones como el linkbuilding que consiste en establecer relación con dominios de reconocida autoridad para conseguir enlaces hacia nuestra web. De esta manera, nuestro dominio también ganará en autoridad al recibir enlaces desde páginas relevantes.

SEM: una estrategia para comenzar a posicionar desde el principio

Con frecuencia, las empresas recién creadas deben recurrir a estrategias de posicionamiento en buscadores mediante opciones de pago. Esto es lo que define el Search Engine Marketing (SEM). En otras palabras, que tu página o contenidos aparezcan en la primera página de resultados usando anuncios, que se muestran antes que los resultados orgánicos de Google (conseguidos a través de buenas estrategias SEO). En este caso, la herramienta más común es Google Ads y con ella puedes lograr objetivos inmediatos. Es una opción muy interesante porque te permite mostrar tus anuncios cuando alguien está haciendo una búsqueda activa sobre un producto o servicio como el tuyo.

Ciertamente es recomendable que las empresas pongan en práctica una estrategia conjunta SEO y SEM para incrementar su visibilidad en los motores de búsqueda. Sin embargo, es aconsejable dirigirse a una agencia con experiencia en este tipo de servicios digitales. Porque para que el SEM sea efectivo es imprescindible trabajar las palabras claves y elaborar contenidos específicos relacionados con éstas.

Asimismo, es vital establecer una estrategia bien definida para este tipo de marketing, pues hablamos de una inversión de la que esperamos un retorno razonable.

Content marketing: contenido de valor para mejorar el posicionamiento

Como dijimos, el SEO y el SEM están vinculados con las estrategias de contenidos. De hecho, es común que muchas empresas cuenten con un blog para ofrecer a su público objetivo artículos relacionados con su área. Otras lo complementan con un vlog o canal en YouTube para presentar vídeos tutoriales, explicativos y hasta institucionales y con podcasts o producciones en audio.

Cuando hablamos de palabras claves presentes en las búsquedas de los usuarios en un motor como Google, gran cantidad de resultados remiten a estos contenidos. Por tanto, estos últimos deben ser de calidad y relevantes, que demuestren la autoridad de la marca en su especialidad de negocio. De este modo, aumentarán las posibilidades de captar el interés del usuario, lograr su evolución a lead y conducirlo por el embudo de conversión. Y de allí, hacerlo cliente y fidelizarlo.

Lo mismo cuenta para los contenidos directamente comerciales, como el de páginas de ecommerce, donde los productos deben presentarse con detalle. Esto es: mediante fotografías bien definidas y con adecuada iluminación, descripción de las características, precio, condiciones de pago, etc. Todo lo necesario para que un usuario pueda tomar una decisión de compra.

Todo ello, desde un post bien escrito, producciones de vídeos y podcasts, hasta fotografías de productos ameritan de una elaboración profesional.

Social media marketing y community management: servicios digitales cada vez más indispensables

Actualmente pocos discuten la relevancia de las redes sociales y su influencia en las preferencias de consumo y en la percepción de las marcas. Visto de esta manera, la presencia del social media manager y de los community managers en grandes organizaciones es cada vez más habitual.

En síntesis, los mencionados especialistas se ocupan de monitorizar las reacciones, comentarios y menciones sobre las marcas en las RRSS. Además, dirigen y median en la conversación social con los seguidores, aplicando recursos como el social listening para captar las expectativas y opiniones del usuario. Más aun, su intervención es vital para evitar y/o gestionar las crisis de imagen generadas en estos canales y que son tan comunes hoy día.

Igualmente, las redes sociales han demostrado ser valiosas herramientas de marketing, desde las que se pueden generar interacciones que finalicen en ventas. Mejor todavía si asumimos estrategias de omnichannel marketing. Recordemos que la mayoría de estos medios permiten compartir contenido visual y audiovisual que apoyan estos propósitos.

En ambos casos, no todas las empresas pueden contratar los especialistas requeridos para gestionar la interacción mediante RRSS y producir contenido. Por lo que es importante contar con los servicios de agencias altamente cualificadas.

Para concluir, es imprescindible reiterar que los servicios digitales reseñados en este post y otros también demandados deben ser ejecutados por personal cualificado. Improvisar en cualquiera de estos aspectos puede poner en riesgo tanto el prestigio como la rentabilidad de tu negocio.

Abrir chat