La ciberseguridad en las empresas sigue siendo una preocupación que no desemboca en acciones efectivas.  De hecho, solamente durante 2018 se registraron más de 120 mil casos de ciberataques en España. Obviamente, tal cantidad de incidentes ponen en riesgo los esfuerzos de directivos y trabajadores por proteger los datos corporativos.

Actualmente, ocho de cada diez delitos informáticos se cometen contra compañías e instituciones en todo el mundo. En consecuencia, las pérdidas ocasionadas por estos actos podrían superar los 1.000 millones de euros anuales, en opinión de especialistas.

Seguidamente, revisaremos el concepto de ciberseguridad y su importancia. Igualmente, identificaremos las acciones más comunes de piratería cibernética. Por último, compartiremos algunas medidas eficientes para resguardar los datos de tu empresa y los de tus clientes.

Ciberseguridad en las empresas: ¿qué es y por qué es tan importante?

Básicamente, la ciberseguridad en las empresas reúne todas las estrategias y herramientas especializadas enfocadas en la protección de la información obtenida y gestionada por la organización. Más aún, abarca el resguardo de los dispositivos y redes mediante los que circulan los datos.

En efecto, tanto las medidas como las herramientas y demás soluciones digitales implementadas con esta finalidad persiguen bloquear y contrarrestar amenazas externas e internas como:

  • Extracción fraudulenta de datos sensibles.
  • Ataques con virus para sabotear las operaciones de la empresa.
  • Manipulación de los datos para efectuar movimientos no autorizados o ilegales (phishing).
  • Espionaje industrial o corporativo por parte de competidores desleales.

En realidad, la transformación tecnológica y el desarrollo de Internet están facilitando y haciendo más ágiles los procedimientos de las empresas de todos los sectores productivos. Pero, también, sus necesidades de conectividad les hacen vulnerables a cualquier acción contra la integridad de la información que manejan y del mismo desempeño interno.

Los ataques más comunes que puede evitar la ciberseguridad en las empresas

Seguramente, oyes hablar de esos casos en las noticias y piensas que eso no ocurrirá en tu empresa. Pero la realidad es otra, los malwares tienen muchas maneras de filtrarse en tus dispositivos y conexiones. Por eso es imprescindible promover la ciberseguridad en las empresas para evitar esos riesgos. A continuación te detallamos algunos de ellos:

Malware

Es la denominación genérica de las aplicaciones perniciosas que logran infiltrarse en nuestros ordenadores y dispositivos. Los virus informáticos son parte de ellos, pero también existen troyanos, gusanos, spywares, adwares y ransomwares, por mencionar los más importantes.

Virus

Sin duda, estos códigos dañinos son la causa más común de preocupación por parte de usuarios corporativos y particulares. Lo peor es que para introducirse en los sistemas requieren ser ejecutados; para esto, se ocultan bajo la apariencia de aplicaciones y utilidades inofensivas. Una vez activos, invaden los ordenadores y dispositivos en red, incluyendo los equipos virtuales y remotos.

Troyanos

Igualmente, los troyanos son muy comunes. Suelen llegar a nuestros sistemas ocultándose también bajo archivos con apariencia legítima, como los virus. La gran diferencia es que no se hacen ver, su objetivo es abrir un acceso o puerta trasera en nuestros sistemas. De ese modo, facilitan la entrada de otras aplicaciones malignas; por ejemplo para tener acceso a nuestros datos y actividad sin nuestro conocimiento.

Spywares y Adwares

Los primeros se instalan por si mismos o mediante el uso de una aplicación secundaria. Silenciosamente, se apoderan de información sobre el uso de los dispositivos, los elementos alojados en el disco duro y la actividad en Internet.

Por su parte, los adwares se introducen en nuestros ordenadores con el objetivo de desplegar publicidad invasiva mientras navegamos en la red.

Ciberseguridad y seguridad informática

Gusanos y ransomware: retos para la ciberseguridad en las empresas

Gusanos

Por otro lado, están los gusanos, malwares silenciosos y con gran capacidad de replicación. Aparentemente no alteran el funcionamiento de los equipos, pero una vez dentro, rastrean y se apoderan de tus listas de contactos. Y a éstos envía sus copias para invadir sus equipos.

Actualmente, se emplean para expandir botnets o redes mediante las que un operador puede enviar spam masivo, malwares y ciberataques como el DDoS (denegación de servicio). Estos últimos son capaces de afectar las comunicaciones de varias regiones del mundo, así como de grandes corporaciones, como los registrados en la historia reciente.

Ransomware

Al día de hoy, es uno de los ataques cibernéticos más temibles y habituales. En resumen, el ransomware entra al sistema apoyado en un gusano, encripta los archivos y bloquea los dispositivos. Luego, despliega una pantalla en la que anuncia la acción y exige el pago como rescate; normalmente solicita el pago en bitcoins o mediante PayPal, para ocultar la identidad del atacante. Una vez recibido la cantidad solicitada, ofrecen el código para descifrar los datos.

Acciones esenciales para la ciberseguridad en las empresas

Por todo lo anterior, es imprescindible aplicar soluciones para blindar datos y equipos ante ataques informáticos. A continuación, te presentamos algunas recomendaciones en base a las que puedes armar un esquema de ciberseguridad.

Establecer un protocolo de seguridad

La ciberseguridad en las empresas debe basarse en una estrategia definida. En ella, es preciso especificar el parque tecnológico disponible e identificar los procesos de la compañía que requieren interacción con la red. Asimismo, es imprescindible formalizar una normativa de prevención y planes de contingencia en caso de ataques informáticos.

Restringir el acceso a dispositivos y datos

Precisamente, es un asunto prioritario y complejo. En la actualidad, los colaboradores de las empresas tienen amplio acceso a los datos y aplicaciones de la empresa. Del mismo modo, la conexión desde dispositivos móviles y el uso de plataformas para el trabajo a distancia es cada vez más común.

Por eso, es prioritario definir una política de acceso, cuya principal premisa es la del conocimiento mínimo (need to know). Es decir, cada trabajador deberá acceder estrictamente sólo los datos que necesite para su desempeño.

Al mismo tiempo, es vital determinar la clasificación de todos los datos que gestiona la empresa, diferenciando la información confidencial y la necesaria para cada departamento. Igualmente, es conveniente establecer un procedimiento de acceso a datos restringidos únicamente para casos que lo requieran.

Copias de seguridad y antimalwares: elementales para la ciberseguridad en las empresas

Definitivamente, hacer copias de seguridad de la información y datos que se gestionan es una acción prioritaria para la ciberseguridad en las empresas. En tal sentido, el respaldo de archivos en backups y servicios cloud son muy útiles ante ataques como el ransomware, evitando el pago de “rescate”. Tras el incidente, es posible formatear los dispositivos afectados y restaurar los datos de nuevo.

Por otro lado, también es indispensable cifrar la información sensible de la empresa para evitar en lo posible su acceso por parte de terceros. De la misma forma, es imprescindible fijar un período de utilidad de la información, sobre todo si se trata de datos sobre clientes. En este caso, se ha de establecer un tiempo de caducidad, tras el que dicha información pueda ser destruida de manera segura e irrevocable.

Ciberseguridad y soluciones de seguridad

Inversión en antimalwares y monitorización de sistemas

Afortunadamente, en el mercado existen compañías con gran reputación y experiencia en el ámbito de la ciberseguridad para la detección y eliminación de amenazas cibernéticas. Cualquier empresa, independientemente de su tamaño, debe entender que los datos son un activo incalculable que necesita la mejor protección posible. En consecuencia, la inversión en herramientas de seguridad adecuadas al tipo de información gestionada, con licencia original y actualizaciones constantes es ineludible.

En este punto, también es fundamental contar con proveedores de servicios confiables en gestión de información y cloud, que faciliten soluciones pensadas para asegurar las redes, datos y comunicaciones de los clientes. Por eso RedNew, como distribuidor Vodafone para empresas, proporciona un soporte especializado para este tipo de necesidades.

Otras medidas efectivas para mayor ciberseguridad en las empresas

Probablemente, algunas medidas adicionales pueden resultar impopulares entre los empleados; pero es inexcusable establecer cierta disciplina en el desempeño de los colaboradores. Veamos algunas de estas normas que son muy aconsejables para mejora la ciberseguridad en las empresas:

  • Adios a las memorias externas. De hecho, ya los dispositivos USB (pendrives) están en desuso y su estatus como agente transmisor de malwares está más que comprobado. Si parte de tus colaboradores trabajan a distancia o desde casa es preferible procesar y guardar datos en la nube.
  • Evitar la descarga indiscriminada de archivos desde el correo electrónico. Estrictamente, todo documento que se requiera del email debe ser analizado por el software antivirus disponible.
  • Restringir el uso de redes sociales. Es decir, resulta necesario evitar que los colaboradores revisen sus cuentas de RRSS empleando el Wifi o la red física de la empresa. Este acceso a redes sociales debería limitarse a los community managers, en caso de que la organización tenga actividad en social media marketing.
  • Alertar a tiempo sobre cualquier amenaza. Es imprescindible concienciar a los empleados sobre la importancia de informar al departamento de informática sobre cualquier indicio ante malwares y otras amenazas. La alerta oportuna permite tomar acciones inmediatas y efectivas.

Obviamente, hay más medidas asumibles para reforzar la ciberseguridad en las empresas. Pero, lo esencial es que cada integrante del equipo, incluyendo a los directivos, las interioricen y las cumplan.