Considerando los imparables avances tecnológicos y la constante mejora de las estrategias y métodos que utilizan las empresas, resulta prioritaria una alineación de los directores y los trabajadores con estas nuevas realidades en términos de conocimiento, capacidades, habilidades y valores. Sin duda, la forma más recomendable de potenciar estos aspectos es mediante la formación para empleados. En efecto, proporcionarles una capacitación relevante y constante ayuda a las organizaciones a mejorar el desempeño y a incrementar los resultados positivos. 

Para entender la importancia de capacitar a los empleados y conocer los beneficios de esta iniciativa, te invitamos a seguir leyendo este artículo.

¿En qué consiste la formación para empleados?

En esencia, la formación para empleados es un programa de capacitación que permite a los trabajadores de una compañía adquirir conocimientos y habilidades específicas. Estos últimos mejoran y facilitan el desempeño laboral en diversos roles. Generalmente, es un programa diseñado para aumentar el conocimiento, las habilidades técnicas, la eficiencia y la creación de valor. Todo ello, con el objetivo de ejecutar cualquier trabajo específico de una mejor manera. 

En condiciones ideales, estos planes de capacitación para los trabajadores son periódicos, suelen impartirse en intervalos regulares y tienen continuidad. Estas características de la formación del personal aseguran la incorporación de nuevas habilidades indispensables para el desempeño de los trabajadores, favoreciendo así el crecimiento integral de la organización.

Cabe destacar que la formación para empleados es crítica para mantener su actualización en un nivel adecuado. Así podrán adaptarse a las últimas tecnologías y tendencias imprescindibles para la supervivencia en este entorno de negocios competitivo. En este sentido, la adquisición de nuevos conocimientos y destrezas es igual de relevante tanto para los trabajadores nuevos como para los más antiguos. 

Aunque la capacitación puede implicar una considerable inversión para la empresa, tanto de tiempo como de dinero, los beneficios son atractivos. No obstante, pese a que muchas organizaciones consideran importante la formación inicial y continua de trabajadores, muchas no realizan suficientes esfuerzos e inversiones en ésta. Entonces, terminan pagando un alto precio por pérdidas de talento, productividad y ganancias.

Importancia de la formación para empleados a lo largo de la historia

Históricamente, la formación para empleados siempre ha jugado un rol preponderante en los lugares de trabajo. Durante el siglo XIX, la tecnología industrial comenzó a modernizar el ámbito laboral y esto requería la adquisición de habilidades más especializadas. De este modo, los procesos de capacitación formal empezaron a proliferar en las fábricas y, después, en otros tipos de negocios. 

Posteriormente, en el siglo XX, la formación en el sitio de trabajo llegaría a ser cada vez más común. Tanto, que pasó a ser una práctica estándar en la mayoría de las empresas. Los empleados cuando se incorporaban empezaban a trabajar para su jefe, por lo general, a temprana edad, y se enfocaban en su tarea hasta alcanzar el dominio de la misma.

En estas últimas cuatro décadas, hemos asistido al acelerado desarrollo de los ordenadores, los dispositivos móviles y de muy diversas soluciones informáticas. La automatización de tareas rutinarias está exigiendo la adquisición de nuevas competencias.

Ahora, contamos con herramientas digitales de capacitación que abren la puerta a modalidades de formación combinadas. Esto es, de manera presencial y virtual; pero también, aprovechando el carácter intuitivo de los software y aplicaciones. 

Beneficios de la formación para empleados

Los siguientes son los beneficios más importantes de la formación para empleados tanto para ellos mismos como para la organización. En síntesis, todos apuntan a la obtención de una mayor eficiencia y de más oportunidades de creación de valor. Al igual que para lograr mejores tratos entre los distintos departamentos y una sólida lealtad de los trabajadores.

¿Cómo beneficia la formación para empleados a los propios trabajadores?

Demuestra a los trabajadores que la empresa los valora

Al implementar programas de formación en el sitio de trabajo, la organización demuestra su compromiso con los empleados. En efecto, cuando la empresa imparte nuevas habilidades y destrezas a sus trabajadores no sólo busca que sean más eficientes. También espera que se sientan como miembros más productivos de la compañía. Esto incrementará su autoestima y motivación tanto como sus capacidades.

Permite a los empleados asumir responsabilidades más complejas

Obviamente, los programas de formación ayudan a los empleados a prepararse para asumir roles más altos. Esto implica ser más aptos para asumir nuevas responsabilidades, por lo general, con un mayor grado de complejidad en la organización. 

En función de esto, un programa bien orientado les permite aprender habilidades necesarias para trabajar de forma eficiente en sus nuevos puestos. En concreto, está capacitación puede incluir desde competencias digitales en un software o proceso específico, hasta soft skills como el liderazgo y la comunicación efectiva.

Empleados más motivados y estables

Ciertamente, si los integrantes del equipo sienten que la empresa invierte en ellos y les ofrece oportunidades para ampliar conocimientos y habilidades, tienen más probabilidades de permanecer en ella. En esta perspectiva, los programas de formación para empleados proporcionan a estos mayor sensación de estabilidad y más capacidad de concentración.

Un estudio del Work Institute halló que la carencia de capacitación está entre las principales razones por las que los empleados dejan sus trabajos voluntariamente. Según la misma investigación, está tendencia creció un 117% desde 2013. 

¿Cómo beneficia a las empresas?

Mayor rentabilidad y menos rotación

Por igual, los propietarios y directores de empresas pueden obtener importantes beneficios de la formación para empleados. Entre ellos:

  • Reducción sustancial de los costes de producción.
  • Menos tiempo invertido en corregir errores.
  • Mayor nivel de inclusión y seguridad en la organización.
  • La rotación de personal en las compañías que invierten en capacitación para su talento humano es mucho menor, comparado con aquellas que no lo hacen.

Mejor gestión de evaluación y entrenamiento de habilidades

Mediante la capacitación efectiva, los líderes de empresas podrán implementar una base de conocimientos y mejorar las habilidades laborales de los trabajadores. Asimismo los responsables podrán identificar mejor lo que cada trabajador debe saber y en cuáles competencias y habilidades debe prepararse para ser más productivo, eficiente y valioso. 

Además, una empresa que invierte en un programa organizado y eficiente de formación para empleados es capaz de asegurar que ellos aprendan de manera sistemática y consistente. 

Impulsa el employer branding y la reputación de la empresa

Por supuesto, no podíamos obviar el efecto de los programas de capacitación y desarrollo, organizados y frecuentes, en la solidez de la marca empleadora.

En otras palabras, la marca se hace más atractiva para los mejores talentos que salen de la universidad. Más aún, llama la atención de aquellos que trabajan para empresas de la competencia. Una organización que aporta nuevos conocimientos y habilidades a sus trabajadores será más atractiva para quienes están interesados en continuar su formación y aumentar sus oportunidades de desarrollo profesional.

La capacitación es vital para las nuevas generaciones de trabajadores

Las generaciones actuales de trabajadores -millennials y generación Z– valoran condiciones como la conciliación laboral y la formación para empleados al elegir una empresa para trabajar. Al respecto, un estudio de Gallup dejó claro que los trabajadores de hoy esperan que las oportunidades de formación y desarrollo sean una constante. Un 87% de los millennials consultados afirmó que el mencionado aspecto es muy relevante en el momento de decidir si aceptan un nuevo trabajo. En 2025, los millennials conformarán el 50% de la fuerza laboral. Por tanto, es prioritario para las empresas asegurar este beneficio a la nueva mayoría de trabajadores.

Abrir chat