Abordar la digitalización para PYMEs con objetivos concretos es clave para su éxito, vital para impulsar la competitividad en ese tipo de empresas que representan más del 95% de las industrias españolas. Hasta noviembre de 2019 este segmento productivo generó más de 10,5 millones de empleos. De allí que su transformación digital sea clave para recuperar estos niveles de empleabilidad tras la crisis del Covid 19.   

En función de esto, es imprescindible contar con un plan bien estructurado, realista y escalable en el que un buen partner tecnológico juega papel protagonista. Asimismo, es preciso entender la digitalización más allá de la simple incorporación de nuevas tecnologías en las compañías. Con mayor amplitud, este concepto incluye la adaptación a las expectativas del consumidor contemporáneo y a las nuevas metodologías de trabajo que impulsan la eficiencia. 

También es relevante añadir a esta definición la voluntad de establecer modelos avanzados de relación con los grupos de interés: clientes, proveedores, asociados, comunidades, etc. 

¿Por qué el cliente actual impulsa la digitalización para PYMEs?

Es evidente que vivimos una época de hiperconectividad a Internet. Cada día es más la gente que entra a la red no sólo mediante ordenadores, sino desde cualquier parte usando dispositivos móviles. Por tanto el consumidor actual tiene acceso a mucha información y explora varias opciones antes de decidir a qué empresa comprará lo que necesita.

En este sentido, es pertinente tener en consideración un perfil genérico del cliente contemporáneo:

  • Es proactivo porque comenta y difunde contenidos e información a través de la redes sociales. Pero también puede crearlos y compartirlos. Sus críticas positivas o negativas pueden llegar a tener repercusión en la percepción de muchas personas.
  • Compara precios, calidad y valores añadidos.
  • El acceso en tiempo real a gran cantidad de información lo empodera. Por ello es más exigente e intolerable a los problemas y errores del proveedor.
  • Por todo lo anterior, confía en las marcas que le proporcionan experiencias, transparencia y valores, más que simples productos.
  • Asimismo, quiere ser escuchado y que le atiendan de manera personalizada
  • De igual manera, espera facilidad y rapidez en su interacción con las empresas, por lo que aprecia la multicanalidad y la omnicanalidad.  

Una gestión efectiva de este cliente y la cobertura de sus exigencias imponen a las empresas asumir un proceso de transformación digital. En el caso de las compañías pequeñas tal compromiso es crítico ya que éstas surgen como alternativas a las grandes marcas. Y en función de ello es preciso reunir condiciones mínimas para competir. 

Teniendo en cuenta todo lo anterior, presentamos a continuación un plan de digitalización para PYMEs viable, con tres pasos básicos esenciales.

Diagnóstico de la infraestructura tecnológica: primer paso en la digitalización para PYMEs

¿Qué nivel de madurez digital tiene nuestra compañía? Analizar objetivamente y a fondo la infraestructura tecnológica con la que contamos debe ser el primer paso de la digitalización para PYMEs. Esto incluye no sólo el hardware sino también las soluciones on-premise o en la nube disponibles. Asimismo es importante evaluar el nivel de conocimiento y destreza del personal en el manejo de dichas herramientas.

De forma paralela al desarrollo del segundo paso (formulación de objetivos) es importante observar las capacidades, competencias y disposición para el aprendizaje del equipo humano. Esto será clave para planificar los programas de formación inherentes al empleo de la tecnología a incorporar.

Definir objetivos y hoja de ruta: imprescindible en la digitalización para PYMEs

Todo plan formal requiere de objetivos concretos para definir lo que quiere lograr la empresa y qué herramientas y acciones requiere para ello. Y la digitalización para PYMEs no es la excepción. Las metas a corto y medio plazo establecerán el orden de prioridades u hoja de ruta en la implementación de infraestructura y soluciones digitales. De forma genérica estos objetivos pueden estar orientados a:

  1. Incrementar las ventas y gestionar eficientemente la relación con los clientes. Para dicho propósito, puede requerirse la optimización de la página web o incorporarle funciones de ecommerce. O bien, agregar nuevos canales de interacción: chat, redes sociales, etc. Eventualmente sería necesario implementar herramientas digitales en los establecimientos físicos para conectarlos con los touch points digitales y así brindar experiencias omnicanal. Incluso es potencial la necesidad de añadir sistemas de Big Data y analítica para conocer mejor al consumidor.
  2. Aumentar la productividad para hacerla más flexible y eficiente. En otras palabras, promover el trabajo remoto y móvil con el propósito de disminuir traslados, ahorrar tiempo y concretar operaciones fuera de las instalaciones físicas. En consecuencia, es imprescindible implementar aplicaciones en la nube para la gestión de proyectos y de clientes como son las soluciones CRM. Del mismo modo, es pertinente integrar todos los canales de comunicación: voz, chat, email, videollamadas y videoconferencias. Proporcionar el ancho de banda adecuado es vital para soportar estas funcionalidades.
  3. Ahorrar costes y optimizar procesos e infraestructura. A los efectos, es ideal adquirir soluciones de Internet de las Cosas para gestionar dispositivos y/o flotas de transporte de forma remota y fiable. También sería interesante ampliar de forma escalonada la disponibilidad de herramientas de cloud computing con diversos propósitos: trabajo colaborativo, servidores, almacenamiento, protección de datos, etc.

Seleccionar los partners tecnológicos adecuados: un paso delicado en la transformación digital

En efecto, el éxito de un plan de digitalización para PYMEs depende en gran medida de la calidad de proveedores tecnológicos que elija la empresa. De hecho, lo más elemental es que vayan más allá del suministro de soluciones y herramientas y se conviertan en auténticos aliados en este proceso.

En lo que respecta al ámbito de las telecomunicaciones, RedNew, distribuidor Vodafone para empresas, te ofrece las opciones más avanzadas en conectividad, fibra y datos. Ciertamente parte de nuestro asesoramiento profesional y oferta tecnológica está dirigido a la transformación digital de PYMEs. Para dicho propósito, disponemos de herramientas y soluciones como:

  • Conectividad mediante fibra corporativa de alta velocidad, basada en las redes de última generación 4G y 5G de Vodafone, con mayor cobertura en España. Además, podrás elegir el plan que mejor se adapte a tu presupuesto.
  • Soporte IT con atención 24×7, en tiempo real, todos los días del año. Cabe destacar que este servicio no tiene limitación en número de incidencias ni tiempo de resolución
  • Servicios web para impulsar la presencia de tu compañía en Internet: diseño, dominio y hosting para websites, optimización para dispositivos móviles, SEO, analítica y más.
  • Conectividad aumentada, la solución de Vodafone (con tecnología SD WAN de Cisco) para gestionar el tráfico de datos entre sucursales y trabajadores remotos en forma segura.
  • Gestión de flotas de transporte y activos con las herramientas de Vodafone: Tacogest y Vodafone Business Tag and Track for Construction. 
  • De igual forma, RedNew te ofrece las plataformas colaborativas más reconocidas: Google G Suite y Microsoft Office 365, para gestionar efectivamente tus proyectos y equipos de trabajo en forma remota.

Si quieres digitalizar tu empresa, te podemos ayudar

Éstas son algunas de las opciones que ofrece RedNew para hacer posible la digitalización de empresas como la tuya. ¡Contacta con nosotros y conoce todo lo que podemos hacer para potenciar tu productividad y rentabilidad!

Abrir chat